Día de la tierra. 🌍🌎🌏💚

Día de la tierra. 🌍🌎🌏💚



Mi lugar favorito. 💜

Mi lugar favorito. 💜


Di que sí aún que te estés muriendo de miedo, aún que después te arrepientas, por que de todos modos te vas arrepentir si le contestas que no
–G. García. Márquez.

Di que sí aún que te estés muriendo de miedo, aún que después te arrepientas, por que de todos modos te vas arrepentir si le contestas que no
–G. García. Márquez.


que-es-la-realidad:

-.10 cosas que odio de ti.-

(vía poesiaespanol)


(vía adrianagonver)


Una revolución que no ha parado. Hasta qué el machismo acabe.

Una revolución que no ha parado. Hasta qué el machismo acabe.


En tercera persona.

Es la historia de una mujer independiente, física, mental y moralmente.

Todos los días al despertar se ponía en mente que era lo que iba a vestir o si se le haría tarde.
Era una mujer que no necesitaba la aprobación de nadie, ante sus pensamientos, ante su manera de ser, vestir o hablar, tampoco se fijaba mucho en el reflejo del espejo, excepto en su sonrisa, sus ojos miraban que la sonrisa siempre estuviera y mantuviera en el espejo encajada en su rostro.
Mientras más profundos eran sus pensamientos, más profunda era su mirada y sonrisa.
Sueña a diario con esa persona de la que jamás pudo despedirse o decirle lo mucho que la quería.
Le gustaba la ropa de marca, pero sabía que “ese tipo de lujos” podrían alimentar naciones en hambria, así que ponía a su alcance lo que le permitiera su chequera, pues las tarjetas de crédito eran prohibidas para ella. Ella sabía su nivel de autocontrol. Y las tarjetas de crédito no se llevaban con esa parte de ella.
Cada vez que caminaba, caminaba con la seguridad de que “la seguridad en ella misma”, es el mejor objeto de deseo ante los ojos de cualquier sexo, si es ante los ojos de su sexo, sabía que la envidiarían, si es ante los ojos del opuesto sabía que la desearían.
Cuando los hombres la elogiaban con “gestos honestos de apreciación” a su belleza, les sonreía. Cuando ensuciaban su humor y denigraban su persona, les sonreía.
Sabía que en la calle la elogiaban quizá por su trasero, pero tenía claro que su inteligencia iba más allá.
Tenía los pies bien puestos sobre la tierra, la gravedad la mantenía en tierra, pero cuando de soñar se trataba, la gravedad perdía toda estática.
Era amante de lo subjetivo y relativo.
No le gustaban los compromisos, pues las ataduras tienen sus límites.
Amaba a los animales.
Le sorprendía día a día la vida, como a un niño que descubre su reflejo sobre un espejo por primera vez. No comprendía cuanta perfección existía en el mundo.
Como es que un cuerpo puede recuperarse de enfermedades mortales, en muchos casos, como es que las capacidades de cada persona no eran explotadas al máximo. El simple despertar y ver todo a color y no en blanco y negro o de cualquier otro modo.
No era religiosa, creía en una fuerza poderosa, creadora, pero no estaba lista para definir la magnitud de esa fuerza.
No creía en el gobierno, de echo tenía mucho repudio hacia su gobierno.
Ella era feminista. Amaba serlo. Amaba amarse tanto y más como nadie podría amarla nunca.
Amaba cada día en su vida por más malo que fuera.
No le gustaban las etiquetas, comenzando por la subdivisión denigrante en la que la sociedad, incluso mujeres se identificaban por dos tipos:
La puta.
La buena.
Ella tenía de ambas, para ese caso se le llaman: cabronas.
No le gustaban las relaciones.
Creía en el amor, que por miedo jamás busco, pero creía en el como la fuerza máxima sobre la tierra.
Hablaba poco, pero en su cabeza las ideas nunca dejaban de fluir. Incluso en las noches no podía dormir, pues sus mejores ideas se presentaban por la noche.

A veces lloraba en las noches.
Jamás se subestimaba.

Sus 3 palabras favoritas eran:
“Efímero” definido como la descripción de todo ciclo.
“Equidad” Por que era lo que más deseaba, inclusive entre las de su mismo sexo.
“Amor” A ella la movía todo el amor que tenía por dentro, por aquellos que lucharon juntó a ella y aquellos que lucharon por mantenerse a su lado.

El mundo era suyo, ella lo imaginaba y ella lo creaba a su semejanza, ella vivía dentro de ese mundo, el mundo exterior le parecía deshonesto.

Extrañamente ella se parece a mi…


🔆”Stand facing the sun and the shadows will remain behind you”

🔆”Stand facing the sun and the shadows will remain behind you”


No Subjet.

Y si fuera una escritora la cual tiene que escribir una historia lo más antes posible…

Sobré que escribiría?
Escribiría sobre mi vida, sobre alguna historia personal, algún sentimiento propio, o inventaría alguna fantasía…
Escribiría sobre los gestos, de las personas cuando están demasiado nerviosas para decir algo, sobre esas miradas que son difíciles de evitar, sobre esas sonrisas involuntarias que sirven para confundir corazones, de mejillas ruborizadas después de un simple halago…

O escribiría sobre esas canciones que dedicamos a alguien secretamente e imaginariamente, en nuestra mente; o sobre las mil historias que nos imaginamos junto a esa persona, mientras las escuchamos, o quizás del por qué en algunos períodos de nuestra vida escuchamos más canciones que a nuestros pensamientos, por ahí para escapar de ellos, o solo para ir a otra realidad diferente…

Podría escribir sobre los perros, nuestras mascotas que siempre nos acompañan, que nos aman incondicionalmente, sobre la forma en que nos miran, la cual es capaz de derretir hasta el corazón más frío, de lo maravilloso de su inocencia y de cuanto nos necesitan a su lado…
Y si escribo sobre esas personas que no nos dejan hablar, esas que nunca escuchan, y que nos hacen pensar cuan equivocado está el mundo al dejar charlatanes al mando de los grandes grupos, cuando las mentes más brillantes son ignoradas, hasta tal punto que se sienten lo suficiente inferiores para levantar la voz, y demasiado egoístas para ayudar a personas más tontas que ellos…

Escribir sobre el destino, no sería mala idea, sobre ese “no se qué” que nos ata y desata de algunas personas, lugares y dudosamente de sentimientos, de cuando nos preguntamos “¿qué hubiera sido si…” a veces el camino tomado por más malo que sea no es nunca el equivocado, es el predestinado, entre otras cosas más que podría escribir sobre el destino, sobre esas conexiones que ocurren silenciosamente para que algo ocurra…